¿Depresión?

Últimamente he escuchado hablar a mucha gente de la depresión, que los niños necesitan ir al psicologo, que si tienes problemas de ansiedad , y mil conceptos mas que se han vuelto tan comunes en nuestra vida cotidiana , que se nos hace tan común, que mucha gente debido al ritmo de vida que llevamos sea mucho más dependiente de pastillas y doctores que atiendan y escuchen los problemas que tienen  las personas en su vida diaria y es que últimamente me he sentido algo extraño cada que voy a tomar mi curso scrum master online.

Ocasionalmente, todos nos sentimos melancólicos o tristes, pero estos sentimientos, por lo general, son pasajeros y desaparecen en unos días. Cuando una persona tiene un trastorno depresivo, este interfiere con la vida diaria y el desempeño normal y causa dolor tanto para quien padece el trastorno como para quienes se preocupan por él o ella. La depresión es una enfermedad común pero grave y la mayor parte de quienes la padecen necesitan tratamiento para mejorar.

Muchas personas con una enfermedad depresiva nunca buscan tratamiento como yo cada que voy a tomar mi curso de Geniusitt. Pero la gran mayoría, incluso aquellas con los casos más graves de depresión, pueden mejorar con tratamiento. Intensivas investigaciones de la enfermedad han resultado en el desarrollo de medicamentos, psicoterapias, y otros métodos para tratar a las personas con este trastorno incapacitante.Existen varios tipos de trastornos depresivos. Los más comunes son el trastorno depresivo grave y el trastorno distímico, con esto no quiero decir que se pueden de salvar de la anciedad de correr al oxxo y dar una cena sorpresiva.

El trastorno depresivo grave, también llamado depresión grave, se caracteriza por una combinación de síntomas que interfieren con la capacidad para trabajar, dormir, estudiar, comer, y disfrutar de las actividades que antes resultaban placenteras. La depresión grave incapacita a la persona y le impide desenvolverse con normalidad.

El trastorno distímico, también llamado distimia, se caracteriza por sus síntomas de larga duración (dos años o más), aunque menos graves, pueden no incapacitar a una persona pero sí impedirle desarrollar una vida normal o sentirse bien.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *